------|Sugerencia| ¡Anúnciate!| Contáctanos | Hazno tu página de inicio
 
SERVICIOS
Carta al Director
Libro de Visitas
Buzón de Denuncias
 
MUNICIPIOS
 
 
 
El Primer Sitio en Línea de la Costa Chica

SOS COSTA GRANDE

(Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

Desde que se descubrió el uso de un programa de espionaje que debe ser usado sólo con fines de seguridad nacional, y el cual solamente se vende a gobiernos por parte de sus creadores en Israel, las organizaciones no gubernamentales y activistas de derechos humanos están lanzando una serie de advertencias para que los ciudadanos nos protejamos de estos ataques.
A decir verdad, su consideramos que este plan de espionaje se puso en marcha hace años –no olvidemos que está por finalizar el gobierno de Enrique Peña Nieto-, la red de espiados es tan grande que más de alguno de nosotros puede estar ya dentro de esa telaraña.
No sé usted, amable lector, pero en lo personal así lo creo. Sobre todo desde que recuerdo haber recibido en repetidas ocasiones una serie de mensajes sospechosos, tanto a mi correo electrónico como a mi teléfono celular. Por ejemplo, es muy común recibir mensajes de la Comisión Nacional Bancaria, diciendo que se quieren poner en contacto con nosotros. Desde luego eso no es verdad, sólo esperan que el usuario abra el mensaje para que de inmediato el programa de espionaje enganche el teléfono celular detectado. Lo mismo sucede con los correos electrónicos, plagados de los llamados “malware”, o correos sospechosos.
En nuestra ignorancia, fuimos adquiriendo tecnología de punta para estar al día y a la moda, aunque no la necesitemos. En tratándose de empresas y hombres de negocios, profesionistas y todos aquellos oficios que dependan de las redes de comunicación digitales (los taxis de Uber, por ejemplo, operan a través de Internet y por medio de una aplicación digital), eso es comprensible. Pero en el caso de nuestros hijos, sobre todo si son menores de edad, sería prudente evitar en lo posible comprarles los smartphones. Mejor que anden a la antigüita que a la moda.
Volviendo al tema, universidades y grupos organizados están lanzando recomendaciones para evitar esta vigilancia digital, a la cual ya estarían sujetos periodistas, defensores de derechos humanos y activistas anticorrupción en nuestro país.
Con relación a los periodistas, definitivamente esto vulnera el ejercicio del periodismo, y vale la pena conocer los modos de evitar que el programa llamado Pegasus se instale en nuestros teléfonos móviles a través de los enlaces enviados por medio de un mensaje SMS.
Y es que según documentó el instituto Citizen Lab de la Universidad de Toronto, Canadá, una vez que el software es filtrado en el dispositivo se puede tener acceso a las llamadas, correos electrónicos, lista de contactos, calendario e incluso activar el micrófono y la cámara de video.
Para protegerse, la Universidad de Guadalajara recomienda:
“El primer paso es no dar clic en enlaces desconocidos. Revisa el remitente y verifica la información del contacto. Utilizar aplicaciones de mensajería privada. Una de ellas es Signal, una app que ofrece un sistema de envío de mensajes seguros en el que los periodistas y comunicadores pueden enviar textos, imágenes y videos difíciles de rastrear. La aplicación trabaja bajo cifrado punto a punto en la que el mensajero y el receptor son los dueños de la interlocución”.
Kit Eaton, colaborador de The New York Times, también sugiere usar las apps: Threema y Wickr Me.
Se recomienda también buscar vulnerabilidades en sus equipos. De acuerdo con Animal Político y BBC Mundo, “existen aplicaciones como Lookout y PlanB que permiten rastrear el sistema del dispositivo para saber si tiene vulnerabilidades, y algunos programas de ESET y Norton”.
Además, es recomendable usar navegadores web seguros. La recomendación es TOR (The Onion Router Project), un navegador anónimo que protege contra análisis de tráfico. “Al instalar TOR en tu equipo, cuando empieces a navegar éste te proveerá un número de IP que no es el de tu equipo y así evitar que seas identificado. También es muy útil para trabajar páginas web sin que se conozca su origen”, señala José Luis Sierra, experto en el tema de seguridad para periodistas.
Otro punto importante a considerar es usar contraseñas seguras y difíciles de cifrar. Para ello, se sugiere utilizar claves que incluyan una combinación de mayúsculas, minúsculas, número y signos. El número de caracteres dependerá de la plataforma y el dispositivo.
Aquí tiene una corta guía de qué hacer para librarnos del gobierno federal de México, que ha tomado al pueblo como su enemigo, en lugar de combatir a los verdaderos culpables de la tragedia de este país.
Este síntoma es el de un Estado Fallido, en donde los moros con tranchete se ven en otro lado, mientras se desayuna con los verdaderos delincuentes.

 
 
 
 
© 2005 - Periódico El Faro de la Costa Chica. Derechos Reservados.