------|Sugerencia| ¡Anúnciate!| Contáctanos | Hazno tu página de inicio
 
SERVICIOS
Carta al Director
Libro de Visitas
Buzón de Denuncias
 
OCIO
Horóscopo
Turismo
Chat
MUNICIPIOS
 
 
 
El Primer Sitio en Línea de la Costa Chica

Palabras de Vida

Pastor Alejandro Aguirre

Espíritu de amor y de perdón

Los cristianos nos sentimos avergonzados cuando los no cristianos demuestran tener mayor conciencia moral que nosotros.
La historia nos da testimonio de que Pericles, el gran líder griego que vivió cinco siglos antes de Cristo, poseía un gran amor, paciencia y compasión para con todos sus compatriotas.
Cuenta la historia la manera en que Pericles trató a un político contrario y muy crítico de su actuación. Pericles caminaba cada día desde su casa hasta el Senado donde atendía los asuntos públicos.
Un día, un hombre que parecía tener motivos para estar enfadado con Pericles, le esperó en el camino y le dirigió toda clase de insultos y amenazas. Cuando terminó los asuntos en el Senado, aquel individuo le estaba esperando a la puerta e hizo lo mismo en todo el camino hacia la casa de un amigo donde estaba invitado a comer.
Así, a lo largo de todo aquel día, le perseguía como si fuera su sombra. Al atardecer, Pericles regresó a su hogar y le volvió a suceder lo mismo con aquel enemigo político que no cesaba de ofenderle y amenazarle. Cuando entraba por la puerta de su casa ya era oscuro. Aquel hombre profirió unas cuantas ofensas más ante la puerta cerrada y empezó a retirarse. Al bajar la calle, ya en la  oscuridad, vio que alguien se le acercaba con una antorcha.
-¿Quién eres? -preguntó.
-Soy el criado de Pericles. Él me ha enviado para que le ilumine el camino hasta su casa.

Si los hombres pueden encontrar dentro de ellos mismos el espíritu de amor y de perdón, son sin excusa aquellos que tienen a Cristo y son incapaces de no amarse el uno al otro.
 
   
 
 
 
© 2005 - Periódico El Faro de la Costa Chica. Derechos Reservados.