------|Sugerencia| ¡Anúnciate!| Contáctanos | Hazno tu página de inicio
 
SERVICIOS
Carta al Director
Libro de Visitas
Buzón de Denuncias
 
OCIO
Horóscopo
Turismo
Chat
MUNICIPIOS
 
 
 
El Primer Sitio en Línea de la Costa Chica

DESPEJAR

Misael Tamayo Nuñez

Alguien al interior del Grupo Coordinación Guerrero está en aprietos, pues al parecer la reciente toma de la dirección de seguridad pública de Zihuatanejo debía hacerse en un marco de cierta discreción, por la magnitud del problema que entrañaban ese edificio.
Al contrario, desde el GCG y a través del vocero Roberto Álvarez Heredia, se dio mayor información de la prudente. Sobre todo, el vocero dijo que no estaban yendo a por el alcalde, Gustavo García Bello, porque éste había notificado “a tiempo” de la situación que se vivía al interior de la corporación.
Esto desató una serie de problemas para el alcalde, sobre todo, quien ha estado siendo amenazado de muerte y fue necesario aumentar su seguridad, incluso con unidades artilladas del Ejército De ese nivel es el problema que se desató por no saber manejar, informativamente hablando, un problema de esta naturaleza.
¿Quién le dio instrucciones a Roberto Álvarez para que involucrara a Gustavo García Bello? ¿Lo dijo de su cuenta, o recibió alguna orden al respecto? Hasta ahora, cabe aclarar, el vocero no ha desmentido su versión, aunque el presidente municipal se ha enfocado en decir que el funcionario no quiso decir lo que dijo.
El jueves pasado, al tercer día de la toma de la comandancia de la preventiva de Zihuatanejo y como parte de las secuelas de la información, en conferencia de prensa Roberto Álvarez dijo, a pregunta expresa, que el alcalde no es investigado porque "alertó a tiempo" al gobernador Héctor Astudillo Flores, de lo que ocurría en la corporación.
"El alcalde alertó a tiempo, dio a conocer señales de alarma de que algo grave sucedía en la policía. Hasta  este momento no hay una investigación en contra del alcalde", confirmó.
Por la noche, Gustavo García Bello dio una declaración con relación a la liberación de 31 de sus policías, y conforme él mismo lo dijo ante la prensa, recién terminó de dar su conferencia de prensa, comenzó a recibir amenazas. Y es que las declaraciones del vocero ya habían dado la vuelta al mundo a través de redes sociales, sitios de internet, radio y televisión.
Como siempre ocurre en estos casos, fue el gobernador Héctor Astudillo Flores el que salió a dar la cara por tan garrafal error. Ayer, en una conferencia de prensa un tanto accidentada, el mandatario trató de desfacer el entuerto, diciendo que la información de la infiltración de la policía de Zihuatanejo vino de una fuente confiable. Y ante la insistencia de los reporteros, les pidió guardar “su fuente”.
Dio pormenores del hecho: 12 días duró la infiltración. Una persona X, dijo, la que antes fue identificada como Javier N, El Cadete, ex director de la policía preventiva de Petatlán, precisamente por el vocero del GCG, llegó y se apoderó de la comandancia, introdujo a otros como policías, y comenzó a dar órdenes a la tropa.
Justificó la detención masiva de policías, dijo, porque era la única manera de consumar la limpieza de la corporación, ya que fueron dejados en libertad conforme se fue comprobando que eran policías en activo, y no precisamente miembros de grupos delincuenciales.
Esto, sin embargo, es lo de menos. En realidad, el gobernador confirmó lo que ya se sabía desde la semana anterior. Lo más importante es que esta vez trató de tapar el agujero que dejó Álvarez Heredia y el GCG, con relación al alcalde de Azueta, el cual hoy está bajo amenazas.
No obstante, el daño ya está hecho, tanto para el alcalde como para aquellos que él considera sus adversarios, sobre todo de la prensa local, quienes publicaron lo que el vocero expuso, como todos los demás medios lo hicimos, pues eran declaraciones oficiales.
De manera equivocada, sin embargo, García Bello tomó como blanco a varios medios del puerto, y ha estado usando sus redes sociales para ponerlos en la mira de sus enemigos. Alguien debe decirle que se serene, pues él tiene la mayor protección que un alcalde ha tenido jamás en esta entidad, no así la gente de los medios, quienes están a merced de tirios y troyanos. Hacer más grande este boquete, sólo llevará a un mayor enrarecimiento del ambiente social y político en ese municipio, que él aún gobierna.

 
 
 
 
© 2005 - Periódico El Faro de la Costa Chica. Derechos Reservados.