------|Sugerencia| ¡Anúnciate!| Contáctanos | Hazno tu página de inicio
 
SERVICIOS
Carta al Director
Libro de Visitas
Buzón de Denuncias
 
OCIO
Horóscopo
Turismo
Chat
MUNICIPIOS
 
 
 
El Primer Sitio en Línea de la Costa Chica

DESPEJAR

Misael Tamayo Nuñez

El gobernador Héctor Astudillo no acaba de darle forma al plan de apoyo a la economía de las familias guerrerenses. Es tan grande el problema y tan complejo, que no se halla por dónde agarrar la punta de la madeja, para comenzar a desenredarla. Las reuniones con los representantes sectores ahí están, pero los proyectos aún se sopesan. Ya es un aliento que los líderes de la Canacintra y la Coparmex vean con buenos ojos el llamado del gobernador a un pacto estatal, pero no basta.
Bien dice un conocido perredista, que en medio de esta vorágine el pueblo está solo, pues los sectores organizados se manifiestan y presionan por apoyos, pero Juan Pueblo recibe los leñazos de la crisis en la espalda y sin amortiguamiento. De ahí la importancia de que el gobierno del estado haga lo posible por conseguir acuerdos que impacten directamente a la base social. Lo que se haga en este sentido será poco para aliviar el peso de la carestía general, cierto, y definitivamente será criticado por aquellos que estando en el gobierno dejaron a esta entidad en la bancarrota, a fuerza de saqueos. Pero lo que se logre será mucho para los que prácticamente no tienen manera de evitar las cargas y las consecuencias de la liberación de los precios de las gasolinas.
Detener el aumento de pasajes a través de subsidio al sector público, parece ser el único camino a seguir. El apoyo a varios miles de transportistas, se traducirá en el beneficio de millones de guerrerenses. De ningún otro lado vendrá el apoyo, pues la Federación está muy lejos de esta realidad, y los municipios no pueden resolver ni los problemas de servicios básicos, mucho menos para hacer esfuerzos individuales para paliar el empobrecimiento de las mayorías, que a estas alturas parece inevitable.
De pronto, como dicen los memes en las redes sociales, el México lindo y querido se ha tornado en México lindo y jodido.
En el caso de la tortilla, sin embargo, el gobernador debe repensar la situación. No será apoyando a los molineros directamente, como se resolverá el problema de fondo, pues antes que los tortilleros están los maiceros, a quienes este año, en lugar de ver incrementado el precio de su producto, los acaparadores les están comprando sus cosechas o bien en el mismo precio del año pasado, o incluso a un precio inferior, aprovechándose de la necesidad de este sector.
Creo que un subsidio directo al maíz, que realmente llegue los productores primarios (ojo, no para los acaparadores ni para los industriales de la masa y la tortilla), permitirá reactivar a estos y amortiguar a la vez el precio de la tortilla.
Hasta ahora, la iniciativa es subsidiar el consumo de energéticos, léase gas, gasolina y electricidad, pero tómese en cuenta, por favor, que estos no son los principales insumos de los tortilleros, sino el maíz. Al subsidiar el maíz, se apoya a los maiceros, los tortilleros abaten sus costos de producción, con lo cual compensarán el incremento de los energéticos, y automáticamente se beneficia al pueblo, al inhibir el alza del producto.
¿No es éste el mejor camino? Porque no se trata de resolverle la vida a los tortilleros, sino apoyarlos para que no aumenten sus precios. El beneficiario final de los subsidios debe ser el pueblo.
La disyuntiva es demasiado clara, y la decisión que se debe tomar también. Toda política pública debe estar encaminada a un beneficio colectivo, no de grupos. Ojalá que los diputados, más allá de las filias y fobias partidistas, se inmiscuyan en estos diálogos, en su papel de representantes sociales, para conocer qué se está pensando hacer con el presupuesto público, y aportar sus ideas.
Insisto que así como el apoyo a unos cuantos transportistas, será para beneficio de millones de usuarios, así cualquier subsidio a la tortilla, debe hacerse a los maiceros directamente.
Desde luego, las compras directas y no mediante intermediarios, sería lo ideal. La Sagadegro y la Sedeco tendrán en este duro caminar, mucho que hacer.
Por cierto, ¿ya volvió Juan José Castro Justo de vacaciones?

 

 
 
 
 
© 2005 - Periódico El Faro de la Costa Chica. Derechos Reservados.