------|Sugerencia| ¡Anúnciate!| Contáctanos | Hazno tu página de inicio
 
SERVICIOS
Carta al Director
Libro de Visitas
Buzón de Denuncias
 
MUNICIPIOS
 
 
 
El Primer Sitio en Línea de la Costa Chica

La Neta del Planeta

Karmelynda Valverde

La tecnología y los huérfanos cibernéticos

Neta, qué tristeza me da observar en lugares públicos como restaurantes, o en los mismos hogares, a niños que no hablan con sus padres, absortos en sus dispositivos electrónicos; pero neta del planeta que me provoca atufamiento almático al checar el dato de familias enteras totalmente desconectados entre sí, y como en el juego de Juan Pirulero cada quien atendiendo su juego. Es el ejemplo con el que están siendo educados los niños de hoy, los más afectados, los que ya han comenzado a llamar “huérfanos cibernéticos”,
El término “huérfano cibernético” o “huérfano digital” se refiere a los hijos cuyos padres les permiten sumergirse sin obstáculo alguno en el mundo computarizado, poniendo en grave riesgo la convivencia familiar.
Los especialistas aseguran que los “huérfanos digitales” serán jóvenes adultos con problemas de inseguridad, baja autoestima y conductas antisociales que no les permitirán relacionarse o permanecer en un trabajo por mucho tiempo, entre otros problemas.
Es ya muy común ver en los hogares, restaurantes o centros comerciales, a niños utilizando aparatos como tabletas electrónicas, celulares o consolas portátiles de video juegos, mientras sus papás comen o realizan alguna otra actividad (checando redes sociales, por ejemplo).  La tecnología se ha convertido en la niñera de los hijos.
Tania Castro, Psicóloga del Centro Cenyeliztli A. C., explica que esta situación es promovida por los adultos para su comodidad y tiene efectos negativos sobre infantes y preadolescentes. “Es sumamente riesgosa porque termina con la creatividad innata de los menores; genera niños sin un desarrollo físico sano y adecuado y por el rango de edad los convierte en receptores pasivos del contenido de estos artefactos”.
La psicóloga Tania Castro coincide con otros especialistas que sostienen que con el uso excesivo de esta tecnología lo primero que se pierde es el vínculo comunicativo entre padres e hijos, que derivará en problemas posteriores. “Una vez que los papás les facilitan el celular, estos se olvidan por completo de los hijos, pierden el vínculo social junto con la parte afectiva; por eso vemos a muchos niños en las escuelas con problemas de agresividad”.
Y al revés volteado, porque también los “papaces y las mamaces”, como que se cuajan con el dispositivo en la mano, y no pelan a los chamaquitos importándoles un rábano la seguridad de estos, repitiendo como pericos sierreños “Pérame tantito…nomás mando este mensaje”, provocando una absoluta y total dispersión familiar.
¿Tendrá el gobierno también la culpa de esto? “Tamos jodidos todos ustedes”.

 
 
   
 
 
© 2005 - Periódico El Faro de la Costa Chica. Derechos Reservados.