90 maratonistas de Azoyú participaron en la Segunda Carrera Guadalupana

 

 

VÍCTOR ABELINO
AZOYÚ, GRO.
Unidos por una misma fe, un grupo de vecinos de Azoyú, entre ellos niños, jóvenes y adultos, miembros de la iglesia católica, fueron los encargados de traer a este municipio la antorcha guadalupana.
En lo que fue la segunda carrera guadalupana, los jóvenes partieron de Azoyú el día 6 de diciembre. El día 7, se ofició una misa en donde el grupo “mensajeros de la luz guadalupana”, fue elegido para dar la bienvenida a los mensajeros de la Costa Chica de Guerrero, en la basílica de Guadalupe.
Ya con la antorcha, comenzaron su retorno el día 9, para hacer una travesía de tres días a lo largo de la distancia que separa a la Ciudad de México de Guerrero y de la región Costa Chica, una de las más alejadas de la entidad. Durante su trayecto, fieles católicos les ofrecieron agua, comida y un lugar para pernoctar.
“El día 12, con más entusiasmo que nunca llegamos a nuestro destino que es Azoyú, donde ya nos esperaba todo el pueblo”, dijeron.

Un total de 90 maratonistas, tanto corredores como choferes y copilotos, integran al grupo de Azoyú.