Bitácora del Director

Pascal Beltrán Del Río

 

Precampaña

 

El próximo 14 de diciembre comienza lo que en la legislación electoral mexicana se define como periodo de precampaña. Éste dura 60 días y termina el 11 de febrero de 2018.
El artículo 227 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (Legipe) establece lo que se debe entender por precampaña.
A saber: “El conjunto de actos que realizan los partidos políticos, sus militantes y los precandidatos a candidaturas a cargos de elección popular”.
Asimismo, define el concepto de precandidato. Éste es “el ciudadano que pretende ser postulado por un partido político como candidato a cargo de elección popular, conforme a esta ley y a los estatutos de un partido político, en el proceso de selección interna de candidatos”.
Así que dentro de exactamente 23 días, el proceso electoral federal se encontrará de lleno en el periodo de precampaña, para el cual los partidos tendrán que haber definido el método por el cual seleccionarán a sus candidatos a la Presidencia de la República, así como al Congreso de la Unión, y haberlo hecho del conocimiento de la autoridad electoral.
En esta etapa, los partidos desplegarán su propaganda de precampaña, que supuestamente está dirigida de forma exclusiva a sus militantes.
Como es evidente, no existe forma de que estas actividades de proselitismo no sean conocidas por ciudadanos que no militan en el partido respectivo, lo que ha sido aprovechado por todos para que su mensaje sea escuchado más allá de sus bases.
El principal arsenal de propaganda de los partidos durante el periodo de precampaña son los spots de radio y televisión que se transmiten en los tiempos del Estado que rige la autoridad electoral.
Durante la precampaña, los partidos podrán disponer de casi 11.1 millones de spots de 30 segundos en radio y televisión, de los cuales 6.8 millones son de radio y 4.3 millones, de televisión.
En todo el proceso electoral, los ciudadanos serán bombardeados por 40.5 millones de spots de los partidos y eventuales candidatos independientes, además de los 18.5 millones que corresponden a las autoridades electorales, para un gran total de 59 millones de promocionales. Así que prepárese para lo que viene a partir del 14 de diciembre.
La forma en que se distribuyen los spots entre los partidos –tanto en la etapa de precampaña como de campaña– lo establece el artículo 167 de la Legipe.
Los spots de precampaña tienen un asegún importante de mencionar. Si los partidos desarrollan una contienda interna –con dos o más precandidatos, se entiende–, los spots pueden ser usados por parte de estos aspirantes, usando su nombre e imagen.
Sin embargo, si no hay competencia interna, los partidos sólo pueden usar los spots para transmitir mensajes genéricos.
Esta disposición proviene de un fallo de la Suprema Corte, en 2009, derivado de una acción de inconstitucionalidad presentada en Baja California.
Esto representa un dilema para los partidos políticos, principalmente en lo que tiene que ver con sus aspirantes presidenciales.
Llevar a cabo una contienda interna puede provocar uno de dos resultados: o genera divisiones entre los simpatizantes de diferentes precandidatos o se convierte en una pantomima que pocos se creen.
Ya lo vimos en el caso del Frente Ciudadano por México. La simple discusión de un método para nombrar al candidato presidencial de esa coalición ha sido motivo de fricciones en su interior.
El segundo escenario, el de una posible caricatura de elección interna, fue esbozado por Andrés Manuel López Obrador, quien dijo el fin de semana que cualquiera podría anotarse para competir contra él, en una “encuesta”, por la candidatura presidencial.
A Morena le toca poco más de un millón de spots en el periodo de precampaña; al PRI, 2.8 millones; al PAN, 2.1 millones y al PRD, 1.2 millones.

Al final, todos los partidos –incluido el PRI– tendrán que pensar cómo lograr que su eventual candidato presidencial aparezca con su nombre en los spots entre diciembre y febrero o, en caso contrario, estar ausente en los tiempos oficiales en radio y televisión hasta que comience la campaña, el 30 de marzo.