Arsenal

Francisco Garfias

 

“Con ese cabrón, ni a la esquina…”

 

Miguel Barbosa fue grosero con el jalisciense Aristóteles Sandoval, uno de los siete gobernadores invitados por los senadores para opinar sobre la polémica ley de Seguridad Nacional. “Tú ya te vas, y te vas mal…”, descalificó el senador del bloque PT-Morena.
Previamente, Barbosa le había negado al mandatario el derecho siquiera a sugerir “procedimientos” a los senadores.
“Vienes como invitado, no puedes”, le dijo, tuteándolo.
Parecía como si quisiera reventar la reunión de senadores con los mandatarios y el jefe de Gobierno.
De toda evidencia, no le gustaba la posición favorable a la ley expresada, previamente, por los siete mandatarios estatales.
“Sabemos que somos invitados, pero tenemos todo el derecho de opinar aquí”, reviró, después, el gobernador del PAN, Pancho Domínguez.
El priista de Guerrero, Héctor Astudillo, también le respondió al senador del bloque PT-Morena: “Cuando uno es senador, yo lo fui, siente que puede regañar a todo mundo”.
Antes de emprenderla contra Sandoval, Barbosa se le fue encima a Miguel Mancera por haber reconocido la necesidad de otorgar un marco jurídico a la intervención de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el narco, pero a condición de que se eliminen “excesos” que contiene la Ley.
-¿A favor o en contra del dictamen como está? Insistió Barbosa.
-A favor de que las Fuerzas Armadas tengan un marco normativo. Pero como está es un exceso— reiteró el jefe de Gobierno.
“Hay varios artículos en donde se rebasa lo que se puede entender por coordinación y se pasa a un esquema de subordinación del Estado mismo, de los estados, respecto de quien designe el Ejecutivo federal como coordinador de las tareas de seguridad”.
Otro exceso:
“Es delicado cuando se establece, en el artículo 11, fracción segunda, que se puede dar esta declaratoria de protección cuando se origine por falta o insuficiente colaboración de las entidades federativas o municipios. ¿En qué momento se va a determinar que hay una falta o insuficiencia de colaboración?” Preguntó.
A Barbosa le irritó que el gobernador de Jalisco hiciera una “moción” mientras hablaba. Recordó que a los mandatarios los había invitado el Senado a exponer sus puntos de vista y no a debatir con ellos la ley.
El apunte de Aristóteles se dio después de que Barbosa quiso arrinconar a Mancera.
No había modo de parar al legislador del bloque PT-Morena. Los llamados al orden y el respeto que le hacían las senadoras Cristina Díaz y Ana Lilia Herrera, quienes conducían la sesión, eran olímpicamente ignorados.
Otro senador del PT, Manuel Bartlett, dijo que los mandatarios estatales fueron al Senado porque Enrique Peña los había enviado a defender la Ley de Seguridad Interior.
Los aludidos son: Aristóteles Sandoval, Jalisco: Ignacio Peralta, Colima; Héctor Astudillo, Guerrero; Marco Mena, Tlaxcala; Pancho Domínguez, Querétaro; José Rosas Aispuro, Durango; y Juan Manuel Carreras, de San Luis Potosí.
El poblano, por cierto, hizo una propuesta que en mucho se asemeja a una barbaridad. Pidió que en Guerrero se aplique el artículo 29 de la Constitución, que suspende las garantías individuales, pero que pasa por el control del Congreso.
A muchos de los presentes se le pararon los pelos al escuchar la sugerencia. “Es el peor de los mundos”, reviró Roberto Gil Zuarth. El mismísimo Astudillo reviró a Bartlett:
“Guerrero vive problemas muy serios, muy graves, pero no son de ninguna manera para que se coloquen bajo el supuesto del artículo 29, porque en Guerrero se llena de turismo, don Manuel. Hay turismo en Zihuatanejo, en Acapulco y hay tránsito normal. Hay clases en todas las escuelas en este momento, después del sismo, y hay labores burocráticas normales.
“No aceptaría yo, con todo respeto, que se nos enfocara bajo el 29 constitucional”, puntualizó.
“Yo con ese cabrón, ni a la esquina”, reviró el senador panista Ernesto Cordero, cuando le preguntaron si se sumaría al proyecto de Ricardo Anaya.
El presidente de la Mesa Directiva del Senado nos dijo también que si en las próximas elecciones presidenciales se produjera en una parejera Meade-López Obrador él votaría por el que mejor defendiera los valores del PAN.
“Y ése no es Anaya”, aclaró.
Agregue que en redes sociales Gustavo Madero “pendejeó” a Vicente Fox, quien se reunió ayer con Meade.
Así las cosas en el azul.
Muy caliente se puso la elección del auditor superior de la Federación. Nos dicen que Juan Manuel Portal, auditor saliente, anda desatado en búsqueda de apoyos para su delfín, Arturo Orci, auditor de Gasto Federalizado.
Otro que integra la terna, David Colmenares, titular de la Unidad de Coordinación Regional de la SHCP, cuenta con el apoyo de un sector del PRI, del Frente y hasta de Morena (lo llevan en la terna). A Ángel Trinidad Zaldívar lo mueve gente de Manlio Fabio Beltrones.
¡Hagan sus apuestas!
El PVEM presentó ayer a Meade como su precandidato presidencial, en un evento que marcó la reaparición del exNiño Verde y de Arturo Escobar. Asistieron también el dirigente y los coordinadores parlamentarios del PRI. La nota fue la ausencia del único gobernador que tiene este partido: el chiapaneco Manuel Velasco. Nos cuentan que a la mitad del evento se salió César Camacho, coordinador de los diputados del PRI.
¿El motivo? Dicen que no le gustó que lo sentaran junto con el diputado local del verde en Chiapas, Eduardo Ramírez, quien alguna vez lo atacó en redes sociales.
Y es que Camacho pidió respaldo y respeto en Chiapas, donde el jaloneo por la candidatura a gobernador está fuerte.

Ramírez le reviró: “El respeto no se pide, se gana! El respaldo no se ofrece, se demuestra”.